martes, 8 de mayo de 2012

MANIFIESTO CAMPAÑA “CERO DESALOJOS”


Ante la grave situación de inseguridad jurídica que desde hace años vivimos miles de familias en Venezuela con relación al derecho que tenemos a una vivienda y hábitat para todos, derecho que se nos ha negado, por tener la vivienda un carácter mercantilista, regido por los intereses del capital financiero e inmobiliario de unos pocos por sobre los intereses colectivos  de las grandes mayorías;

Ante el acoso que hemos sufrido  a través de la práctica cruel e inhumana que significan los desalojos, en donde son echadas a la calle personas y familias sin importar su condición ni situación, siendo en muchos casos madres solteras, niñas y niños, personas de la tercera edad, en donde se les viola sus derechos fundamentales afectando incluso el derecho a la vida misma;


Frente a la especulación inmobiliaria, que convierte las relaciones en la ciudad en relaciones mercantiles, y que privatiza las necesidades y derechos de la gente, como el derecho a la vivienda, a un hábitat digno, a los servicios públicos, y lo convierte en mercancías caras, sólo asequibles a quienes puedan pagar por ellas;

Frente a los intereses económicos de los grandes terratenientes urbanos, que sin ningún escrúpulo prefieren dejar en la calle, condenar a una suerte de muerte social, a miles de familias, solo para incrementar sus ganancias;

Contra la ciudad del capitalismo, en que el espacio para la vivienda, la recreación, para construir escuelas y dispensarios, se convierte en centros comerciales o torres de oficinas;

Por el derecho a la vivienda, derecho cada vez más anhelado como negado por las fuerzas del mercado y de la especulación, derecho que exigimos todos: aquellos que cuentan con ella, para no perderla, quienes tienen vivienda a medias (en malas condiciones, sin servicios, sin un hábitat adecuado, sin seguridad en la tenencia) por poder tenerla integral, y quienes no  la tiene, por poder lograr conseguirla;

Por la democratización de la ciudad, desmantelando las dinámicas segregadoras y excluyentes, y distingue entre quienes pueden pagar por vivir en la ciudad y los que siempre serán amenazados por el fantasma del desalojo;

Reconociendo que enfrentamos un problema que tiene escala global, que apunta a las mismas estructuras de la propiedad patrimonial y urbana en el país, que encontramos en el actual proceso de cambio que vive Venezuela una esperanza para revertir de una vez por toda una situación de décadas;

Nosotros, distintas organizaciones sociales que defendemos el derecho a la vivienda, como los Comités de Tierras Urbanas, Inquilinos,  Conserjes Unidos por Venezuela y los Campamentos de Pioneros, hemos decidido crear una plataforma unitaria y asumir el impulso de una acción en contra de los desalojos  bajo la llamada “Campaña Cero Desalojos”, la cual está relacionada con las acciones que desde hace tres años impulsa la Alianza Internacional de Habitantes en diversos países a nivel mundial.

            Con la creación de esta plataforma y el lanzamiento de la campaña queremos reafirmar el derecho que todos tenemos a una vivienda digna al igual que el derecho a la ciudad, basándonos en tres ejes fundamentales: la lucha  contra los desalojos, lucha contra la especulación inmobiliaria y la obtención plena de viviendas a través de su generación y producción social, sin olvidar nunca que para ello hay que combatir contra la ciudad capitalista que ha generado una serie de malas condiciones de vida y que considera a la vivienda como una mercancía, con la cual se puede obtener beneficios a costa del que la necesita , y que para revertir esta situación, hay que sustituir las relaciones mercantilistas por relaciones sociales que se vayan construyendo al calor de la lucha y la organización del pueblo. Todos los sectores sufrimos las consecuencias de un concepto de propiedad privada sobre los espacios urbanos que excluye y niega la vida y los derechos, por lo que también coincidimos en la lucha por sustituir esta forma de propiedad por relaciones más incluyentes y equitativas.

            Consideramos que ninguna persona debe ser desalojada de forma violenta, pues  la vivienda está estrechamente ligada a la salud mental, al trabajo, a la familia, al estudio y al esparcimiento; si es necesario su reubicación se le debe garantizar previamente una solución habitacional tal  y como se establece en el artículo 11 del Pacto Internacional de los Derechos Económico Sociales y Culturales y que de igual modo considera la Alianza Internacional de Habitantes. Por ello, parte de nuestro accionar se basará en la denuncia de la situación de miles de familias amenazadas de perder el derecho a la vivienda por culpa del desalojo, al igual que  la realización de acciones de calle, la organización y apoyo de las familias, comunidades, barrios y movimientos sociales para el fortalecimiento de una red anti-desalojos.

            De igual modo  debemos reaccionar contra esas leyes que no nos protegen y que nos niegan el derecho a la tierra y a la vivienda, que apoyan la especulación inmobiliaria y toda la cadena de su producción. En este sentido, llevaremos adelante propuestas de creación de instrumentos legales que acaben con tal especulación y ataquen la plusvalía que benefician a los poderosos, que garanticen y reglamenten el uso de la tierra para el colectivo y no para la construcción de cada vez más centros comerciales y estacionamientos, que regulen y acaben a través de impuestos la cruda realidad de que existan en las grandes ciudades como en Caracas casas, apartamentos y edificios vacíos mientras la gente no tiene a donde vivir. Para todo esto es necesario las reformas y creación de nuevas leyes que beneficien por justicia social a las grandes mayorías excluidas, leyes que todos nosotros debemos construir con la participación y organización que estamos formando con la creación de esta plataforma unitaria a nivel local, regional, nacional e internacional. La construcción de una nueva sociedad, el proyecto de cambio que vive el país, requiere profundas y audaces transformaciones legislativas, que pongan al día el marco jurídico con la transformación de la estructura social y económica.

            Hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales y personas que luchan y padecen los embates de la especulación inmobiliaria, las amenazas del desalojo, la falta de vivienda, en fin, que apuestan por el deseo de construir una sociedad mejor a que se sume a esta campaña, para entre todos empujar los sueños y profundizar los cambios. 

Los derechos no se piden: se exigen, se luchan y se conquistan!!
No a los desalojos ni a la especulación inmobiliaria!!
Por el derecho a una ciudad y vivienda para todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario