domingo, 14 de julio de 2013

La Especulación Inmobiliaria



Por: Lilly Fajardo
Movimiento de Inquilin@s

 
     Durante décadas el sector inmobiliario y sus lógicas de mercado no han hecho más que convertir cada vez más la vivienda en una mercancía negándonos a las grandes mayorías el derecho a adquirir una vivienda si quiera transitoria - en alquiler -  y mucho menos en adquirir una  propia y definitiva, lo cual parece una meta difícil de alcanzar sobre todo para las nuevas generaciones mientras la construcción de las viviendas esté en manos de dicho sector económico. 

Las organizaciones sociales, impulsando políticas transformadoras que buscan  humanizar este derecho inhumanizado, hemos logrado grandes avances dando pasos importantes, pudiendo visibilizar una realidad que durante décadas estuvo escondida y que se expresan en una cantidad de abusos por parte de los que hemos denominado “latifundistas de concreto”, que juegan con la estabilidad de nuestras familias y nuestras vidas. Afortunadamente y gracias a la lucha constante esta situación  ha parado en cierta medida: se creó la “Ley Contra el Desalojos y la Desocupación Arbitraria de Viviendas” que paro la acción inhumana de dejar a miles de familias en la calle, y la  Ley para la Regulación y Control de los Arrendamientos de Vivienda” que representa el camino y el rumbo para acabar con el hostigamiento y especulación  inmobiliaria.

Regular el mercado secundario de la vivienda y el primario es una tarea fundamental del Gobierno Revolucionario, para ello debe generar una alternativa al mercado especulativo para detener esta especulación inmobiliaria que no deja de sorprender, por ejemplo con los precios exorbitantes de venta de inmuebles: que ciudadano común, de la clase trabajadora  puede comprar una vivienda en un millón, dos millones o 4 millones de bolívares, peor aún alquilar un inmueble y pagar tres mil, cinco mil o 50 mil bolívares mensuales y  hasta más, quien puede hacerlo?; esto demuestra que el acceso de viviendas en la lógica capitalista está destinada sólo para un sector muy pudiente de la sociedad y que en las ciudades la acumulación del capital se da principalmente en el sector inmobiliario para lograr su reproducción metabólica. 

Una familia promedio, que gane mensual un sueldo mínimo está destinada a vivir en las periferias, es decir no tiene derecho a vivir en un espacio digno y en la ciudad, las nuevas parejas, las familias de la mal llamada “clase media”, con profesión y un trabajo en una institución del Estado o institución privada que gane aproximadamente de 5.000 a 8.000 bolívares de igual forma está destinada a no poder adquirir una vivienda ni por un crédito bancario, un joven que quiera independizarse menos, ni siquiera vivir en alquiler. La Ley de Regulación y Control de Arrendamientos de Viviendas, establece una metodología objetiva, no subjetiva y excluyente como la que maneja el sector inmobiliario, además estipula la venta de inmuebles de vieja data a los inquilinos que llevan habitando estas viviendas del sector secundario, la venta de estas viviendas es esencial para que bajen los precios del mercado inmobiliario de las nuevas construcciones; es necesario controlar este mercado privado que representa una grosería especulativa  inmobiliaria a la par que se avanza en la Gran Misión Vivienda Venezuela. El Ministerio de Vivienda y Hábitat logró establecer el valor de construcción del metro cuadrado de construcción para calcular el justo valor de las viviendas en conjunto con la Superintendencia Nacional de Arrendamientos de Vivienda (SUNAVI), en la aplicación de dicha regulación debe avanzar firmemente la SUNAVI!, los derechos colectivos privan sobre los derechos particulares, miles de familias están esperando que esto se materialice!.

La regulación es adquisición de viviendas dignas y plenas!
La aplicación de la Ley de Arrendamientos es parte de la alternativa de una economía en la construcción del Socialismo!

                                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario